Set Text Size:

S

S

S

Prorroga de la Sección 245 (i)

Cite as "AILA InfoNet Doc. No. 01070659 (posted Jul. 6, 2001)"

Prorroga de la Sección 245 (i)  

La Propuesta H.R. 1885 Padece de Serios Defectos y es Incongruente con el Deseo

de la Administración Bush de Preservar la Unidad Familiar

La Propuesta del Senado (S. 778) Es Pro-Familia y Pro-Comercio



Tema: El 21 de mayo, la Cámara de Representantes aprobó una prórroga limitada de la Sección 245(i) del Acta de inmigración. La propuesta, llamada la H.R. 1885, concede una prórroga de solamente cuatro meses, con el nuevo requisito de que los beneficiados demuestren que la relación familiar o laboral en la cual se basan para solicitar la residencia haya existido antes del 30 de abril del 2001. Este requisito más el corto plazo de la prórroga ofrecida por la HR 1885, le crean serios problemas a los solicitantes.  En contraste, la propuesta llamada S. 778 presentada en el Senado por los Senadores Chuck Hagel (R-NE) y Edward Kennedy (D-MA) extendería la Sección 245(i) incondicionalmente por un año.    Favor de comunicarse con su congresista para pedirle su apoyo a una extension más larga sin nuevas restricciones. También comuníquese con la Casa Blanca para pedir que el Presidente apoye a la S 778.  Usted puede comunicarse con su congresista, si llama al 202 224 3121.  El número de la Casa Blanca es el 202 456 1111.



Antecedente: La Sección 245(i) le permite al solicitante ajustar su estado inmigratorio en EE UU cuando la visa esté disponible bajo la cuota.Los inmigrantes que califican para la 245(i) pagan una multa de $1,000.Esa multa neutraliza a la ley que sanciona a las personas que han estado en el país sin la autorización del Servicio de Inmigración por más de 180 días a vivir de tres o diez años fuera de EE UU.  La Sección 245(i) expiró el 14 de enero de 1998, y el Congreso la restauró temporalmente (hasta el 30 de abril del 2001) por medio del Acta para la Inmigración Legal y la Igualdad Familiar (LIFE), aprobada el año pasado.  Sin embargo, muchas personas no alcanzaron a solicitar la residencia antes del vencimiento de la ley.



La propuesta H.R. 1885 tampoco otorga suficiente tiempo para poder presentar los casos.  Además es injustamente restrictiva.

   

·         H.R. 1885 es incongruente con la posición del Presidente sobre este tema, y con las propuestas legislativas bipartidistas presentadas ante la Cámara y el Senado. El Presidente Bush anunció su apoyo de una prórroga de 6 a 12 meses para la sección 245(i). En el Senado, la propuesta S. 778 presentada por los Senadores Kennedy (D-MA) y Hagel (R-NE) permitiría un año de prórroga. En la Cámara, los Republicanos y los Demócratas han presentado otras propuestas que prorrogarían la Sección 245(i) por 6 ó 12 meses.



·        H.R. 1885 no ofrece un plazo suficiente de tiempo y tiene muchos de los mismos problemas que existieron durante el breve periodo de tiempo otorgado por medio de LIFE a los solicitantes.   La H.R. 1885 también incluye nuevas restricciones en cuanto a quién puede solicitar y nuevas definiciones que tendrían que ser interpretadas y clarificadas por medio de nuevas regulaciones. El Servicio de Inmigración está saturado interpretando otras leyes que fueron aprobadas recientemente. Tener que interpretar otra vez una nueva prórroga implica que las regulaciones no se publiquen hasta última hora, y deja muy poco tiempo para que los solicitantes sometan sus peticiones.



·         La breve prórroga de la H.R. 1885 crea más confusión entre los inmigrantes. Las nuevas leyes tienen que ser claras. Para entenderlas claramente, el proceso educativo puede ser muy largo dependiendo de la disponibilidad de abogados, la capacidad del Servicio de Inmigración de contestar preguntas del público y la capacidad de organizaciones comunitarias a las cuales dirigirse en busca de ayuda directa. La confusión es peor cuando las personas inescrupulosas inscriben a personas no elegibles con fines de lucro. Cuando los plazos de inscripción son breves (como es el caso de la propuesta H.R. 1885), los recursos disponibles para explicar la ley son insuficientes ante el volumen de la demanda y la desesperación para encontrar respuestas rápidas. Sin acceso a servicios profesionales, muchas personas tratan de interpretar las leyes a su manera.  El proceso de solicitar la residencia es complejo, y sin instrucciones precisas muchas personas pueden cometer errores que los descalifican para el beneficio. 



·      H.R. 1885 causaría problemas con el INS y las otras agencias gubernamentales:  Una prórroga de solamente cuatro meses incrementa dramáticamente las presiones en las agencias gubernamentales. Las peticiones de ciudadanía y otros beneficios migratorios sufrirán a partir de la inversión de recursos que el INS tendrá que desviar para resolver el problema de las largas colas que se forman fuera de sus oficinas.  Otras oficinas gubernamentales (como el Departamento de Labor) tendrán también que desviar sus escasos recursos para poder responder a la demanda masiva de una ley con nuevos requisitos. Sin embargo, una prórroga de un año, tal como propone la propuesta del Senado, permitiría más tiempo para llevar acabo esta tarea, y también les brinda a muchas personas el tiempo necesario para encaminar el proceso de residencia.



·         Las nuevas restricciones en la propuesta H.R. 1885 castigan innecesariamente a las familias. Esta propuesta dice que la “relación familiar” (independientemente de como se defina), la cual sirve de base para una petición bajo la Sección 245(i), debe haber existido a más tardar el 30 de abril del 2001. Esta restricción es injusta. El INS tiene ya procedimientos estrictos para determinar si un matrimonio es fraudulento o no, y todo matrimonio de menos de dos años es sometido a un mayor escrutinio. Es más, la ley de inmigración estipula que la residencia obtenida a base de matrimonio es solamente una “residencia condicional” por dos años. Para obtener la residencia permanente, la pareja necesita demostrar, después del segundo aniversario de la residencia, que la relación no es de simple “conveniencia.Este proceso, y no la fecha arbitraria del 30 de abril del 2001, debería ser el procedimiento para determinar la legitimidad legal de la relación.



Muchas parejas no se casaron antes del 30 de abril del 2001 por una variedad de razones. Para algunas parejas, sus tradiciones religiosas les previno cumplir con la fecha límite. Por ejemplo, algunas religiones exigen un cierto período de compromiso matrimonial o requieren que las parejas tomen ciertos cursos de preparación pre-matrimonial antes del matrimonio. Otras parejas que planeaban casarse más adelante tuvieron que cambiar sus planes ante los requisitos fijados por la ley LIFE y muchos no pudieron casarse antes de la fecha límite. Por ejemplo, algunos gobiernos estatales requieren de un numero de seguro social u otros requisitos que previnieron la realización de matrimonios antes de la fecha límite. Finalmente, algunas parejas estuvieron simplemente reacias a cambiar sus planes originales de matrimonio y causarle inconveniencias a la gente. La restricción incluida en la propuesta H.R. 1885 castigaría a todas estas familias.



·         La propuesta H.R. 1885 es dañina a los comerciantes y a sus empleados.  Bajo nuestras leyes de inmigración, una solicitud de residencia permanente basada en una relación laboral requiere de una oferta de empleo por parte de un empleador estadounidense que pueda comprobar que no hay trabajadores estadounidenses disponibles. No es requisito que el empleador contrate al solicitante antes de que tal petición sea aprobada y en muchos casos tal cosa seria ilegal. La H.R. 1885 requiere que los solicitantes bajo la Sección 245(i) comprueben que el solicitante haya trabajado con el peticionario antes del 30 de abril del 2001, aún sin tener permiso de trabajo. Esto es una contradicción legal. No podemos condicionar calificar para la 245(i) en que el peticionario haya primero violado la ley empleando una persona sin previa autorización de empleo. 



·         Ya existen mecanismos que desaniman la inmigración ilegal. Bajo los términos de LIFE, únicamente las personas que estaban en los Estados Unidos el 21 de diciembre del 2000 califican para un ajuste de su condición legal migratoria bajo la Sección 245(i). Todos los que entraron posteriormente están descalificados para la 245(i).                                     

                                                                                                                                                          28ad1015A

 

Publicado por la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración (AILA) y el Foro Nacional de Inmigración

6 de junio del  2001